productos reacondicionados min 1
Hardware

¿Merece la pena comprar un ordenador reacondicionado?

Te contamos cómo puedes ahorrarte unos cuantos euros gracias a los productos reacondicionados.

Existen grandes ofertas en épocas como el Black Friday, desde monitores gaming hasta tarjetas gráficas o discos SSD. Sin embargo, algunos de esos descuentos son para productos reacondicionados, lo que significa que no son estrictamente nuevos.

Es posible que ya hayas visto algunas ofertas y descuentos en productos reacondicionados. Para ayudarte a entenderlo todo, responderemos a una pregunta sencilla con una respuesta algo complicada: ¿cuándo deberías comprar ordenadores y portátiles reacondicionados?

¿Qué es un producto reacondicionado?

Antes de explicar cuándo conviene comprar productos reacondicionados, conviene empezar con una pregunta más sencilla: ¿qué significa exactamente «reacondicionado«?

El término «reacondicionado» se refiere a los productos que se venden después de haber sido devueltos a un fabricante o vendedor por diversas razones. Puede que al comprador simplemente no le haya gustado el producto (por ejemplo, un portátil que no tenía las especificaciones que buscaba), o que el dispositivo haya salido de fábrica con algún defecto estético (por ejemplo, un ordenador que tiene un pequeño roce en la torre, simplemente estético y que no afecta al desempeño).

Cuando una empresa reacondiciona un producto, comprueba su estado para asegurarse de que todo funciona correctamente. Eso significa que cuando compras un ordenador o portátil reacondicionado, debería funcionar como cuando era nuevo, aunque puede tener un embalaje diferente o le falte algún accesorio, como pueden ser las instrucciones.

¿Cuándo comprar un ordenador reacondicionado?

pc reacondicionado

La respuesta a la pregunta de cuándo se debe comprar un PC reacondicionado tiene varias respuestas.

En primer lugar, es una mala idea comprar productos reacondicionados fuera de una empresa que no se dedique a ello, con esto me refiero a particulares. Esto se debe a que debes fiarte de la palabra de una persona, sin ninguna garantía ni proceso que certifique que efectivamente lo que vas a comprar funciona según lo esperado o incluso tiene las características que se anuncian.

La mejor manera de evitar esto es acudir a empresas que vendan productos reacondicionados ya que te aseguras de que el producto que vas a comprar ha pasado unos estándares que lo hacen viable para la compra, e incluyen información detallada de cosas como por ejemplo, un defecto estético o que le falte algún accesorio.

Por último, presta atención a las condiciones de venta y a la garantía. Dependiendo del producto y de la empresa, puede que acabes con una garantía total, una garantía de 90 días o un producto que no se puede devolver.

Para un PC de sobremesa o portátiles, incluso una garantía de 30 días debería ser suficiente.

Siempre hay que probar cualquier producto reacondicionado tan pronto como se reciba. No lo dejes esperando guardado durante una o dos semanas, utilízalo inmediatamente y busca que todo funcione perfectamente.

Conclusiones finales

Si quieres una versión resumida: intenta evitar comprar a terceros y acude siempre a empresas especializadas, que te aseguren la calidad del producto y detallen todo acerca de lo que vas a comprar.

Puedes ahorrarte unos cuantos euros por el mismo producto que comprarías nuevo a un precio superior, pero sin arriesgarte y con una garantía que te permita estar tranquilo si ocurre algún problema.

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario