Informática Wiki Geeks

Aprende a instalar Linux o Windows desde un USB Booteable

Ya sea porque tienes un ordenador nuevo o quieras darle un nuevo aspecto al tuyo, un ordenador necesita un sistema operativo para funcionar. Tenemos multitud de opciones para elegir, pero podemos destacar dos: el tan conocido Windows de Microsoft y el rey del software libre que es Linux.

¿Sabías que Linux posee gran cantidad de distribuciones, dependiendo del uso que le vayas a dar a tu ordenador?

Linux abarca una gran variedad de distribuciones con programas específicos dependiendo del uso que le vayas a dar. En este artículo nos centraremos en Ubuntu. Sin embargo, si no tienes decidido qué sistema operativo vas a usar, ¡no te preocupes!
Hay diferentes herramientas y métodos con los que podremos probar nuestro posible candidato antes de realizar la instalación definitiva. Éstos se explicarán a continuación.

Una forma de probar Linux sin hacer cambios en tu equipo: los Live USB

Una función característica de las distribuciones basadas en Linux es que la gran mayoría de ellas cuentan con la posibilidad de probar el sistema operativo que tengamos instalado en dicha memoria USB de forma que no afecte de ningún modo a nuestro disco duro. Es decir, no se borrarán datos de nuestro disco duro ni de nuestro sistema operativo actual, pero tampoco se escribirá ningún dato en la memoria USB.

Básicamente podremos probar todo lo que nos ofrece la distribución deseada sin riesgo alguno. Si nos gusta nos dará la opción de instalar el sistema operativo reemplazando al actual (y borrando todos los datos) o creando una partición para así tener dos sistemas operativos en un único disco duro. Siempre podremos elegir entre uno u otro al arrancar el PC.

Memoria USB con una imagen de Ubuntu instalada.
Memoria USB con una imagen de Ubuntu instalada.

 

Instalación del sistema operativo desde un USB

Preparativos iniciales

Si ya te has decidido por instalar un sistema operativo lo primero que necesitarás es una memoria USB en la que almacenar todos los datos del instalador de tu sistema seleccionado. El tamaño necesario de ésta dependerá del sistema operativo que vayas a instalar, si escoges un sistema operativo basado en Linux disponemos de varias opciones: el instalador completo con todos los programas disponibles y la versión reducida o lite, con una cantidad de programas y funcionalidades menor pensando en los ordenadores con características más modestas. Se necesitarían 4 GB como mínimo en la versión completa y 2 GB o incluso 1 GB en la versión reducida.

Recuerda disponer de espacio suficiente para posibles aplicaciones, multimedia y espacio de uso para el buen funcionamiento del sistema operativo

Si por algún casual estuviésemos en un ordenador que no permite bootear desde USB podemos utilizar la versión netinst, la cual descarga e instala todo el sistema operativo desde Internet. El instalador en algunos casos requiere apenas 500 MB.

Las imágenes de Linux son muy fáciles de conseguir y normalmente nos las encontramos en formato .iso. Simplemente busca en tu buscador favorito el nombre del sistema operativo deseado seguido de la palabra iso. Para poner un ejemplo, si buscamos en Google ubuntu iso nos aparecerá en primera posición la página oficial de descargas de Ubuntu. Es importante prestar atención a este paso, pues si descargamos la imagen desde un sitio malicioso nos podríamos encontrar con un sistema operativo no funcional, o lo que es peor, infectado.

En el caso de Windows la cosa cambia. Desde hace varios años Microsoft ha querido distribuir las imágenes de sus sistemas operativos desde un programa que podemos descargar de forma gratuita en nuestro PC. Ésta se llama Windows Media Creation Tool. Desde ella se nos da a elegir entre las diferentes variantes de Windows que se nos presentan (Home, Pro, Enterprise…) y la versión adecuada de nuestro PC, teniendo 32 o 64 bits como opciones.

 

Instalación de la imagen a un USB

Tras elegir sistema operativo y la versión de éste que más se nos adecue a nuestras necesidades, el siguiente paso es quemar (del inglés, burn) o grabar el instalador del sistema operativo a nuestro USB, de manera que éste sea booteable, es decir, que se pueda arrancar desde la BIOS de nuestro ordenador.

Para realizar tal cosa necesitaremos una herramienta que nos permita crear un USB booteable. Tenemos una vasta variedad de manera gratuita: Rufus, ISO2Disc o Unetbootin son algunos ejemplos. En esta guía usaremos Rufus ya que es una opción sencilla y rápida.

Tras descargar Rufus (que se puede descargar en versión portable si no queremos instalarlo) nos encontraremos con la siguiente y única ventana:

Ventana de Rufus, una herramienta para crear USB booteables.
Ventana de Rufus, una herramienta para crear USB booteables.

 

Lo único que tendremos que cambiar es la parte donde pone “Crear disco de arranque con FreeDOS” y seleccionaremos en ese desplegable la opción Imagen ISO. A continuación, le daremos al icono que tenemos al lado de un lector de CD y nos saldrá otra ventana donde deberemos indicar la ruta de nuestra imagen ISO previamente descargada.

Escribe una etiqueta nueva si quieres y asegúrate de escoger la memoria USB correcta ya que perderás todos los datos que hayan dentro de ella. Lo demás en principio no hay que tocarlo, ya que el sistema de archivos se seleccionará automáticamente dependiendo del sistema operativo que escojas.

Lo último que queda en este apartado es darle al botón Empezar y la magia hará todo lo demás.

 

Instalación del sistema operativo

Tras haber creado el USB booteable lo único que queda es conectar la memoria USB al ordenador y encenderlo. Para arrancar desde el USB en vez del disco duro deberemos de entrar a la BIOS de nuestro ordenador y configurar las prioridades de inicio. Para hacer esto debemos de pulsar una serie de teclas que varían dependiendo del fabricante. En algunas placas base no es necesario configurar las prioridades ya que podemos saltar esas reglas y arrancar desde el USB que nosotros elijamos siguiendo una secuencia de teclas.

Al iniciar y cargar todos los componentes necesarios desde el USB nos aparecerá la ventana principal del instalador donde nos mostrará las primeras opciones básicas como puede ser el idioma y el país de residencia. En Ubuntu se vería así, con la posibilidad de iniciar en modo Live USB para poder probar el sistema operativo desde el mismo USB sin afectar al disco duro de tu PC, como ya hemos indicado más arriba.

Ventana de instalación de Ubuntu, una distribución basada en Linux.
Ventana de instalación de Ubuntu, una distribución basada en Linux.

 

Tras esto no hay mucho más que explicar, el instalador te dará los pasos que debes de seguir para crear tu cuenta de usuario, realizar la configuración inicial del sistema, instalarlo y en última instancia, actualizarlo.

No queda más que… ¡ponerte a disfrutar de tu nuevo sistema operativo!

2 comentarios

Haz clic aquí para publicar un comentario