metaverso destinado a fracasar
Tecnología

¿Está el metaverso destinado al fracaso?

Desde Microsoft hasta Meta, las empresas se han subido rápidamente al tren del metaverso. Pero, ¿están invirtiendo miles de millones de dólares en un concepto que podría ser un fracaso?

Se prevé que el metaverso sea un negocio de 760.000 millones de dólares en 2026, y que Mark Zuckerberg invierta en él aproximadamente la mitad del presupuesto anual de la NASA durante la próxima década. Pero, ¿qué es, en primer lugar, el metaverso?

La gran idea del metaverso va mucho más allá de la simple inserción en tu juego favorito. Al menos en teoría, podrás alquilar propiedades, trabajar, asistir a eventos, construir comunidades, tener mascotas e incluso tener tus propios mundos digitales.

«Creemos que el multiverso de Digital Village puede evolucionar hasta convertirse en auténticos mundos digitales, construidos y gobernados de la manera que la comunidad desee y limitados únicamente por la creatividad de quienes los habitan»

Shaun Ogilvy

Pero esto, a su vez, plantea diversas cuestiones. Por un lado, el metaverso puede borrar las barreras geográficas que se interponen entre tú y un trabajo perfecto, el concierto de tu artista favorito y su destino. Por otro lado, si el metaverso se limita a reproducir tu vida en formato de videojuego, ¿qué atractivo tiene?

Imaginemos que el metaverso tiende un puente entre las personas que desean socializar y experimentar cosas fuera de su ubicación. Los streamings, Skype y las videollamadas ya lo hicieron hace tiempo, y es poco probable que una mayor virtualización resuelva la necesidad de interacciones en directo. Esto nos lleva a pensar si el metaverso está tratando de abordar problemas que simplemente no existen o está ofreciendo soluciones que ya existen.

¿Un espacio sin ley?

Dejando a un lado las cuestiones de concepto, la logística del metaverso sigue siendo una seria preocupación. ¿Quién va a regular este espacio en el que coexisten oportunidades apasionantes con violaciones y abusos virtuales?

Nina Jane Patel compartió su traumatizante experiencia en el Metaverso, recordando que se sentía tan real como la propia realidad.

«A los 60 segundos de entrar, me acosaron verbal y sexualmente. Tres o cuatro avatares masculinos con voces masculinas prácticamente violaron a mi avatar y le hicieron fotos. Cuando intenté alejarme, me gritaron: ‘no finjas que no te ha gustado'», cuenta.

Con el metaverso, nos enfrentamos a un nuevo mundo más atractivo, personal e interactivo de lo que podría ser Internet. ¿Quién lo gobernará, quién lo vigilará y quién garantizará el cumplimiento de todas las normas? Como todavía vivimos en la era de la piratería, el spam, la dark web y los hackeos, es preocupante pensar que todo esto se traslade a la realidad virtual. Quizá sea mejor resolver esos problemas en plataformas basadas principalmente en texto antes de considerar seriamente la ampliación de la superficie de ataque a la Realidad Virtual.

«Va a haber un mundo público global, y eso plantea un montón de cuestiones en torno a la jurisdicción y la regulación», dijo Daniel Cohen, vicepresidente de la empresa de ciberseguridad Radware. «¿Las empresas del metaverso están pensando en cómo protegerán a sus usuarios, en cómo regularán las acciones que se produzcan en el metaverso, en quién lo regulará, en quién lo gobernará, en quién lo vigilará? No sé quién lo va a hacer».

Un nicho cuestionable

La principal fuente de ingresos del metaverso provendrá probablemente de los fabricantes de videojuegos. Sin embargo, la encuesta realizada por Bloomberg a 17.650 personas reveló que casi el 70% no está dispuesto a dedicar su tiempo a jugar en realidad virtual de forma habitual. Esto sólo parece tener sentido: para la mayoría, el juego es un pasatiempo, no un estilo de vida, y más aún con la RV.

Desde esta perspectiva, el metaverso no será una idea sostenible. A menos que se atraiga a la gente al metaverso con algo más que la curiosidad inicial y las experiencias ocasionales de juego, será difícil convencer a alguien de que comprar un apartamento virtual (aunque sea dos veces más barato) es mejor que adquirir uno real.

Y la pandemia ya ha demostrado que los avatares sin vida, las reuniones virtuales y las videollamadas no son suficientes cuando se trata de interacciones en el mundo real. El metaverso asume intrínsecamente que una vez que te pones unos auriculares y ves avatares de otras personas más cerca que en una pantalla de ordenador, te sientes más conectado. Si esto es cierto, la industria tendrá que descubrirlo.

Anuncios, anuncios y más anuncios…

No es de extrañar que el metaverso dependa en gran medida de la publicidad a través de un modelo de negocio basado en el comercio. El acceso al metaverso seguirá siendo gratuito, pero las cosas adicionales, como las mascotas, los muebles y las apariencias de los avatares, costarán más dinero.

Sin embargo, nada es realmente gratis cuando se trata de plataformas y aplicaciones. Pero mientras que puedes elegir mirar hacia otro lado o hacer clic en los anuncios online, tu experiencia en el metaverso puede verse interrumpida periódicamente por las últimas rebajas de El Corte Inglés. ¿Su única opción? Aguantarte o quitarte las gafas de RV.

A pesar de lo emocionante y atractivo que suena el metaverso, es importante considerarlo como un concepto comercial y una innovación tecnológica en la que las empresas están invirtiendo mucho dinero. Y si la realidad virtual no es más que una pequeña parte de nuestras vidas, quizá nos apresuremos a pensar que el metaverso será algo más que eso.

Tags

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario